Medes Cargando...

Mi 2x2

by María Fernanda Castro on August 14,2016

Hola!! Qué gusto volver a compartir con ustedes a través de este blog! Hoy le voy hablar de la pasión de mi vida que son mis cuatro hijos: Santiago, Mateo, Roberto y Joaquín.

 

Desde que era pequeñita siempre quise ser mamá, era como una Susanita moderna, ya que quería tanto tener negocios como ser mamá. Ahora que lo pienso me hace mucha gracia que mi juego favorito era ir a reuniones y hacer pagos con un bebé alzado en todo momento. Quizá por esa mentalidad de niña, y el ejemplo de mi mamá fue que nunca vi dificultades en trabajar y tener familia.

 

Conocí a mi esposo joven, y desde el primer momento supe que con él me iba a casar, nos casamos al poco tiempo, esperamos casi tres años para tener a Santi. Es difícil explicar la sensación de estar lista para ser mamá, pero en mi caso fue entrando al cine, íbamos a ver una película y le dije: “sabes que ya estoy lista para ser mamá”, a lo que mi esposo respondió: “Yo también”. Así fue como llegó Santiago.

 

Desde ese momento nuestra vida cambió totalmente! Como diría Titi, uno de nuestros amigos del alma, cuando los hijos nacen el corazón de uno anda en la calle. Es definitivamente un antes y un después…

 

Yo quería 4 hijos pero mi esposo 2. Así que desde antes de casarnos hicimos el compromiso de tener 3. Los queríamos súper seguidos pues me llevo un año con mi hermana y amé tenerla de esa manera en mi vida. Al año de Santiago pedimos a Mateo, y al año de Mateo pedimos a Roberto! De esta manera en tres años había tenido tres hijos hombres. Duré muchos años en convencer a mi esposo del cuarto, pero 5 años después llegó Joaquín.

 

La gente siempre me preguntaba que cómo hago?, pues hoy debo confesar que los esperaba con tanta ilusión, y disfrutaba cada momento de ellos que decidí ver la maternidad con buena actitud. Mi trabajo es bastante cansado sobre todo por trabajar las madrugadas, pero siempre creí que ellos no tenían por qué pagar mi cansancio y más bien aprendí yo a cargarme de la energía de sus locuras.

 

No recuerdo esos años como agotadores, más bien los añoro y los disfruto. Claro, siempre supe mis capacidades y tuve la ayuda de un esposo ejemplar que siempre he dicho que es un papá absolutamente activo en sus vidas en todo sentido. Además decidimos crear redes de apoyo como sus escuelas y señoras en nuestra casa que nos ayudaron siempre.

 

Creo que eso es parte del éxito que Luisfer y yo sentimos: hemos aprendido a delegar muchas de las cosas que nos alejan de los enanos para poder pasar tiempo de calidad con ellos… Hemos involucrado a los niños en nuestra vida para que entiendan lo que hacemos, y se sientan parte de ella. Ellos han ido a más bodas que cualquier adulto socialmente activo, y saben lo que es un fideicomiso, o bien un “cierre” a su corta edad.

 

Definitivamente ser padre no es sencillo, los niños no vienen con un manual. Y cada uno es bastante diferente del otro así que cuando uno piensa que lo tiene todo bajo control, van creciendo, entran a la escuela o bien sus gustos cambian. Pero el cambio es lo único seguro en este trabajo, así que desde siempre decidimos:

 

Afrontarlo con buena actitud en todo momento

Demostrarles amor siempre, para que sean niños amados que puedan dar amor.

Explicarles las cosas, los niños entienden.

Buscar redes de apoyo.

Hacer nuestro mejor esfuerzo en todo momento, pero conociendo nuestros límites humanos.

Enseñarles a ser agradecidos y a orar en todo momento.

Entregar nuestra familia a Dios, y que Él sea el centro de nuestro hogar.

 

En un curso que llevamos Luisfer y yo de finanzas e inversión nos pidieron que pusiéramos qué era lo que motivaba todo lo que hacíamos. Y la respuesta fue sencilla: “El 2x2 de mi cama”. Es en ese lugar que todas las mañana y las noches se resume todo lo importante de mi vida, mi familia unida.

 

Feliz día de la madre!